Sobre la entrada

Información del autor

Los mejores profesores de inglés son los españoles, no los nativos

Esto nos dice nuestra experiencia y esto es lo que ha afirmado Peter Megdyes, filólogo húngaro que ha estado esta semana en el congreso Multilingual Education: Policy, Practice and Reality, organizado por Cambridge English en Salamanca.

Ha señalado que la distinción entre nativos y no nativos crea una “diferencia de estatus” que puede desmoralizar a aquellos que pretendan dedicarse a la enseñanza del idioma inglés. Como explica a ACyV: “Quiero dar un mensaje inspirador a los profesores no nativos”. Por ello detalla una serie de ventajas que distinguen a estos sobre los nativos, que, obviamente, gozan de sus propias ventajas (la más obvia, un manejo superior del idioma).

“Un profesor que no sea nativo puede considerarse un mejor modelo para sus alumnos, más allá del mero uso de la lengua. Si mis alumnos ven que puedo hablar inglés de forma fluida, y que he sido capaz de aprender inglés hasta tal nivel, pensarán que ellos también son capaces. Por el contrario, aprender del nativo que maneja a la perfección su propia lengua puede resultar más descorazonador”

Puede utilizar ambos idiomas mejor

Medgyes utiliza una historia para hacernos comprender por qué, al contrario de lo que suele afirmarse, a veces es útil retornar a la lengua madre. “Nunca olvidaré cuando era un joven profesor que sólo utilizaba el inglés en su clase, y quise explicar el concepto de luz a los alumnos. Apunté al techo, mostrándoles que la luz venía de ahí. Pero me di cuenta poco después de que los niños pensaban que me estaba refiriendo al techo. Así que en lugar de proporcionarles el equivalente en húngaro, que lo habría clarificado todo rápidamente, di un rodeo”, explica el profesor. En otras palabras, el idioma natal puede ser mucho más útil para explicar una regla gramatical o ciertas palabras del vocabulario. “Hay ciertas ventajas en usar, sin abusar, tu lengua natal”.

Mayor empatía con el profesor

“Ya que venimos del mismo origen cultural y socioeconómico que nuestros estudiantes, podemos empatizar con sus problemas en un grado mayor que los nativos que acaban de llegar de Reino Unido o Estados Unidos”, explica Medgyes. “Incluso con un simple vistazo puedo adivinar cuál es el problema”. No es nada fácil que un profesor de otro país pueda entender ciertas peculiaridades dentro del aula.

Hemos tenido que estudiarlo, nos hemos encontrado con los mismos problemas que nuestros alumnos, y eso nos hace que podamos saber qué necesitan para entender lo que tienen que hacer.

Igual ocurre con los exámenes. Un nativo no aprobaría un examen de inglés en España.

Las dificultades son las mismas 

“¿Cuáles son las grandes dificultades a la hora de aprender inglés? Si soy nativo, lo daré todo por hecho, es sencillo, es obvio. Pero para el hablante del español, podría no ser tan obvio”, explica el profesor. Los hablantes no nativos suelen seguir el mismo proceso a la hora de aprender un idioma, por lo que los profesores comprenden mejor las dificultades de sus alumnos, que ellos mismos padecieron. “Por ejemplo, en húngaro no hay ninguna diferencia entre he, she e it (‘él’, ‘ella’ y ‘ello’)”, señala el autor. “Para nosotros es un problema real, porque a veces señalo a una mujer y digo ‘¿no es eso bonito?’ (isn’t it pretty?), y un hablante en inglés me dice: ‘¡pero si es una mujer!’). Como hablante húngaro, sé que van a cometer el mismo error, y por eso puedo estar prevenido”.

Otro tema también a destacar serían dos factores importantes: el conocimiento del idioma y el saber cómo enseñarlo. No sirve un profesor nativo si no tiene conocimientos de la enseñanza. Tampoco un profesor bien formado en docencia que no sabe escribir y hablar bien el idioma.

Resulta alarmante la cantidad de anuncios de “se busca profesor de inglés nativo sin requisitos de formación ni experiencia de ningún tipo en enseñanza”.

Tendríamos que pararnos a pensar… ¿Nosotros, que somos nativos en español… sabríamos explicar a niños, adolescentes y adultos (porque la forma es completamente diferentes) nuestro idioma y saberlos preparar para los exámenes de español en su país? Creo que la respuesta es un rotundo NO… Tenemos que tener una serie de aptitudes que no son precisamente el ser “nativos”.

Además de esto, hay nativos con acentos que no se entienden bien (o como se dice comúnmente: inglés/español barriobajero), sin apenas cultura, sin nociones mínimas de su propia gramática y evidentemente, sin aptitudes pedagógicas ni el funcionamiento de los exámenes oficiales.

Así, ¿qué creéis que es mejor?

Anuncios

Etiquetas:, , , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: