Sobre la entrada

Información del autor

Alimentación y rendimiento escolar

¿Influye la alimentación en el rendimiento escolar?, la respuesta es un rotundo sí.

Los malos hábitos alimenticios de muchos niños españoles no sólo influyen en su rendimiento escolar, también en su esperanza de vida y en lo que, a mi entender es peor todavía, en su calidad de vida. La obesidad hace mella entre los más jóvenes con todos los problemas a corto y largo plazo que ello conlleva. Pero no sólo esa es una consecuencia de la mala alimentación, porque vemos a chicos perfectamente sanos, en apariencia, pero que con sus costumbres alimenticias están hipotecando su futuro.

¿Sabían que la alimentación incorrecta explica la mitad de las causas de muerte prematura?, alarmante, ¿verdad?, ¿sabían que también explica una disminución en el desarrollo de los adolescentes en cuanto a talla, peso, rendimiento escolar, memoria e inteligencia?, … supongo que seguimos alarmados y no es para menos.

Nuestro cuerpo es sabio, muy sabio, y sabe perfectamente lo que necesitamos y cuánto necesitamos. Curiosamente los alimentos que precisamos son los más asequibles económicamente hablando. El problema está que ya no dejamos tomar decisiones a nuestro organismo porque vivimos en un mundo “sobreexpuesto” a la publicidad engañosa donde los anuncios de patatas fritas, bebidas carbonatadas, dulces, etc. están a la orden del día y bombardean a la población con “órdenes” sobre lo que deben consumir.

Por otra parte existe un factor educacional importante. Pocos son los que hacen caso de la recomendación de los expertos de realizar cinco comidas al día, de no saltarse el desayuno o cosas semejantes. Veamos algunos números. Según la Organización Mundial de la Salud una cuarta parte de los adolescentes españoles presenta un consumo bajo de frutas y verduras y por el contrario muy elevado de dulces y refrescos. Sólo un 30% de los chicos y chicas desayuna correctamente. Pero eso no es lo peor, un 16% ni siquiera desayuna.

¿Sabían que en el desayuno debemos ingerir el 25% de la energía y nutrientes de la jornada?, pues el 22% de nuestros jóvenes no sólo no llegan a esas cantidades sino que también acuden a clase simplemente con un vaso de leche. Esto influye directa y escandalosamente en su rendimiento escolar, pero la falta de hábito desde pequeños hace que muchos de ellos lleguen a un punto en que un desayuno más fuerte les cae pesado.

Los alumnos y alumnas, según testimonio de profesores y educadores, que acuden a clase sin desayunar se duermen en clase, no pueden seguir el ritmo, se despistan y rinden menos.

No le damos demasiada importancia al desayuno, pero no sólo mejora el rendimiento intelectual, proporciona un mayor rendimiento físico y aunque aquí quizá les saque una sonrisa, es el secreto de la alegría, ya que mantiene estables y altos los niveles de glucosa en sangre lo que tiene efectos sobre los mensajes positivos que llegan al cerebro. Entre otras virtudes que tiene acostumbrarse a desayunar, es que favorece a controlar el peso (recordemos el aumento de la obesidad infantil). Les parecerá mentira, pero saltarse el desayuno influye negativamente en cualquier dieta.

Si nos hemos convencido de las virtudes de desayunar correctamente, veamos ahora cómo debe de ser un desayuno correcto según la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria. Ojo, no quiere decir que nos lo tengamos que comer todo todos los días, más bien ir mezclando estos alimentos a lo largo de la semana:

Frutas – piezas de fruta fresca (naranja, pera, manzana, plátano) o su zumo. Nos dan agua, vitaminas, minerales y azúcares sencillos de absorción rápida.

Cereales – pan, cereales, galletas, bollería no industrial (magdalenas, bizcocho). Aportan hidratos de carbono de lenta absorción, fuente de energía de fácil uso.

Lácteos – leche, yogur, cuajada, queso. Aportan triptófano (su escasez produce la falta de síntesis de un neurotransmisor denominado serotonina, y fallan los circuitos que requieren de esta sustancia.), azúcares, vitaminas y minerales.

Proteínas – jamón, pescado, huevo. Hacen que la absorción de azúcares e hidratos de carbono sea lenta y constante, aportan aminoácidos necesarios para la creación de nuevas conexiones neuronales. Cuando se consumen en la mañana aumentan la síntesis de nor-adrenalina y dopamina cerebral, incrementando aún más la capacidad de alerta, concentración y memoria… En el país del jamón quien le puede hacer ascos a desayunar un día o dos por semana una tostadita de sartén con un poquito de aceite de oliva y jamón con queso.

Grasas – vegetales (aceite de oliva, margarina). Energía de larga duración y vitaminas liposolubles.

Hemos hablado más del desayuno porque sin duda es la comida más importante del día, no en vano es en la que hace más horas que no comemos.

Hay otros hábitos en alimentación muy propios de la sociedad española que también deberíamos erradicar. En casi todas las casas se cena muy tarde y además en cantidades excesivas. Cenar tarde puede provocar insomnio, sobre todo si se cena copiosamente. Es curioso que nuestros jóvenes cada vez sufren más este trastorno que unido a la afición de “Whatsapear” desde la cama, darse los madrugones o las trasnochadas para intentar aprender por la noche lo que no aprendieron por la mañana afectan y mucho, por no decir muchísimo en su rendimiento escolar. El cerebro necesita que durmamos nuestras ocho horitas para asimilar el día, reorganizar datos y un sinfín de tareas a las que se dedica en ese valioso tiempo. El problema es que cada día le dejamos menos y por ello cada día nuestros niños y jóvenes tienen más problemas.

No me extiendo más. Este tema da para libros enteros. Simplemente un consejo para los padres, sobre todo para aquellos que tienen bebés o niños pequeños y están a tiempo de hacer las cosas bien desde el principio: acostumbren a sus hijos desde chiquititos a una alimentación correcta y a unos horarios adecuados. Háganlo con el ejemplo, desayunando con ellos, acostándose antes (para poder levantarse antes y disfrutar del desayuno en familia.

Lo siento, pero ninguna película ni programa merece que por estar hasta más de las doce delante de la televisión (por poner un ejemplo) perdamos salud, hagan deporte juntos, etc, etc.

En definitiva, ayúdenles a llevar una vida lo más sana posible y verán que cuando sean mayores rendirán más en el colegio, en el instituto, en la universidad y en su trabajo…y además serán más felices.

También te puede interesar

Anuncios

Etiquetas:, , ,

Aún no hay comentarios.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: